La base: Organizarse

Creo que como a muchas personas, la vida de hoy nos llena de actividades, responsabilidades, obligaciones y gustos por darnos. Y el tiempo… nunca alcanza!

Podes ser una persona que trabaja solo en casa, o muchas horas afuera, o una mezcla de ambas, pero el factor común es que llega el final del día y siempre quedan cosas por hacer y resolver. Todos en casa se van a descansar, y uno sigue ahí, terminando lo que sabremos que tampoco podremos terminar.

Por eso, he ido pensando con los años, en la importancia que tiene organizarse, poner un orden. Y no hablo sólo del orden en el espacio, sino sobre todo, del orden en el tiempo, es decir, la organización.

Tenemos que distinguir entre tareas y actividades que se desarrollan a diario, por semana, mes, incluso por año. Y estas acciones, están por supuesto relacionadas a los objetivos que tenemos también en esos periodos de tiempo.

Por ejemplo: si mi objetivo a lo largo de un año, es cursar y aprobar un curso, la actividad será su cursado y estudio. Mensualmente, tendré como objetivo cumplir con cierta cantidad de materias, por lo tanto estudiar será la actividad, y por día pondré la cantidad de tiempo que me dedicaré a ello.

Todo esto es bastante obvio, pero la realidad es que cada día, nos llenamos de actividades y los objetivos que tenemos quedan olvidados. Es por esto, que te propongo, tomarte un rato en pensar (y anotar) qué queremos lograr. Y no te hablo de “objetivos de vida”… te hablo de las pequeñas actividades que debemos hacer día a día, y que por más insignificantes que parezcan, llevan su tiempo.

Es algo muy personal, porque cada uno de nosotros tiene la vida armada de distinto modo. Algunos con jornadas laborales de 8 horas, otros independientes; con o sin hijos o pareja; con o sin una persona que trabaja en casa con las tareas del hogar.

Lo importante, es que cada uno se siente a revisar estas actividades que hacemos, y las reparta de manera organizada en los días y semanas, para poder dejar tiempo también con la familia, amigos, o para hacer algo que nos gusta.

Ejemplificando.

En mi caso, trabajo fuera de casa pocas horas, pero dentro, me encargo de todo. Es decir… trabajo todo el día. Además están las actividades de los chicos, los traslados, las compras, comida, pago de impuestos y servicios, hacer alguna actividad física, y por supuesto, los momentos en familia o con amigas.

Entonces, sabiendo todo esto por hacer (ah, y también hay que dormir!), he realizado una lista muy, muy detallada de cada actividad, y a su lado los tiempos que dedico a cada cosa.

Luego, una planilla con cada día de la semana, y así queda confeccionado el mes. Es decir, DIA, SEMANA, MES, AñO. Hay tareas inamovibles en horarios y momentos, como llevar y buscar a los chicos del colegio o sus deportes e idioma, mi horario laboral. Todo esto se coloca en los horarios y días intocables correspondientes.

Todo lo demás, ahora hay que ubicarlo en los espacios que quedan… pero qué pocos son!, no?! Repito que esto es muy personal, porque no disponemos todos de los mismos tiempos ni recursos, pero visualizar esto, ayuda… te lo aseguro.

Te doy ejemplos de cómo considero que pude “ganar tiempo”:

– Al llevar a los chicos al colegio, voy ya con mi ropa deportiva, y camino tres veces por semana 45 minutos, y me siento muy bien, ya que “cumplo” con hacer algo por mi cuerpo, pero no quito tanto tiempo.

– Organizo la comida de toda la semana, entonces no tomo tanto tiempo en las compras. Además, no es odioso pensar cada día “qué comemos”?! Hago una compra MENSUAL en el supermercado (es la que más tiempo lleva). Sabrás que aconsejan no ir con hambre, y adecuarse a lista hecha en casa, con lo que necesitamos. SEMANAL es la compra de carnes (yo no la consumo, pero mi familia sí. De esto hablamos luego!), y la verdura y frutas, puede ser 2 o 3 veces por semana.

– Si te gusta hacer comida casera, o si compras pre hechos, es bueno tener paquetes rotulados armados en el freezer. Te toma un par de horas hacerlo, pero te simplifica mucho en el momento de cocinar cada día.

– Cada traslado en el auto, es un momento maravilloso para conversar con los chicos… si!. Como no hay mucho por hacer (y tampoco pueden escaparse), hablamos de lo que haremos en el día, o lo que han hecho, de alguna serie que les gusta, de alguna pelea o preocupación… Incluso muchas veces, es un excelente momento para repasar antes de un examen y hacerles preguntas.

– Si tienes más de un hijo, y no hacen las mismas actividades, como en mi caso, te cuento cómo aprovecho ese tiempo. Son tantos los tiempos de traslado (distancias y tránsito), que me quedo en el horario de la actividad. Mientras uno de los chicos está en su clase, el hace sus tareas, o lo ayudo a investigar para algún trabajo. Y si no hay nada de esto, jugamos a las cartas, juego de mesa… un rato juntos en exclusivo! Ahora, es tu turno de ver cómo optimizar tus tiempos y organizarte, así aprovechas cada momento, y lo disfrutas también!

Incluso, si te organizas bien… Puedes hasta Ser turista en Tu ciudad!

Te lo recomiendo!

Puedes seguirme!
Facebook
Facebook
Pinterest
Pinterest
Instagram

3 opiniones en “La base: Organizarse”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *