Marruecos: un destino increíble.

4 días en Marruecos: ciudades imperiales.

Este viaje es parte de Sur de España y Marruecos!

Nuestra aventura había comenzado en Madrid y Marbella. Y fue desde allí que comenzó un viaje muy distinto a los hechos hasta ahora. Mi tía y yo habíamos resuelto hacer esta parte del viaje con una excursión organizada, ya que nos habían sugerido eso, debido al idioma y costumbres del país.

No manejamos mucho el inglés, y menos (nada!) de francés, entonces se nos podía complicar movernos y recorrer todo lo que queríamos conocer. Además, luego de haber estado, sé que no hubiéramos entrado a un montón de calles y lugares. No hablo de peligro, pero es un lugar muy distinto a lo conocido, y las limitaciones de idioma no ayudan.

Así fue como contratamos desde Córdoba, Argentina en Majul Travel (sabrina.majul@lozadaviajes.com) el Tour “Circuito Costa del Sol-Marruecos Express”, que opera VPT. El Tour incluía traslados, guía del grupo y guías locales, desayunos y una comida diaria. Perfecto!

Te cuento que también fue tooooda una decisión qué hacer en Marruecos! Porque hay muchas propuestas: pasar noches en el desierto, conocer capitales, ir a una ciudad… en fin. Luego de pensarlo mucho, decidimos tomar este Tour que incluye las ciudades imperiales, aunque no incluye el desierto. De haberlo hecho, debíamos resignar ciudades del sur de España. Creo que es una decisión muy personal, y todas son válidas según los objetivos de cada viaje, los tiempos…

También averiguamos si era mejor contratar directamente allá el tour, pero la verdad es que no valía la pena. Los precios eran muy similares, y desde Argentina lo contratamos sin problemas.

El Tour.

El Tour iniciaba el 16 de noviembre en Marbella, y finalizaba también allí el 22. Teníamos la opción de comenzar en Málaga, pero elegimos Marbella para aprovechar a visitar a una amiga que vivía allí. Las noches se distribuyeron así:

16/11: Marbella, Hotel NH Marbella

17/11: Casablanca, Hotel Kenzi Basma

18/11: Marrakech, Hotel Atlas Asni Marrakech

19 y 20/11: Fez, Hotel Menzeh Zalagh Fez

21/11: Marbella, Hotel NH Marbella

El primer día, en Marbella, fue libre. Y como vivía allí una amiga, con ella recorrimos. Si te interesa… te espero en el enlace! Algunas horas en Marbella.

Así que te comienzo a contar sobre Marruecos.

Día 1

Ese 17 de noviembre nos despertamos muy temprano (a las 6:30!), súper contentas, y desayunamos riquísimo en el Hotel NH Marbella. El bus del Tour pasó por nosotras y salimos rumbo a Tarifa. De esta ciudad vimos muy poco, ya que teníamos que tomar el ferry que nos haría cruzar por el Estrecho de Gibraltar… hacia África!

Arriba del ferry se hacen todos los papeles y sello de pasaporte. Fue lo primero que hicimos, ya que la fila puede ser muy larga, y te aseguro que no querrás perderte ir al borde de la embarcación y sentir el aire fresco, las aves sobrevolando, y el agua que te salpica!

Cruzando el Estrecho de Gibraltar.

En 1:30hs ya estábamos del “otro lado”. Fue nuestra primera vez en ese continente. Llegamos a Tánger, y por 1 hora dimos una vuelta por la ciudad, conociéndola un poco.

Tánger.

Luego de una hora en el bus paramos a almorzar en Larache, y fue nuestra primera experiencia en la nueva cultura. El bus paró en un comedor, pero con mi tía preferimos salir a caminar y explorar un poco. Y nos sorprendimos de cómo nos  observaban, caminando por allí. También advertimos que en los bares, no había mujeres comiendo o tomando algo. Tan distinto a nuestras costumbres, a pesar de que el guía nos comentaba que el norte de Marruecos está bastante “europeizado”.

Larache.

Luego de 5 largas horas, cerca de las 8PM, estábamos en la legendaria y cosmopolita Casablanca. Durante el viaje, además de descansar y conversar con los nuevos compañeros, el guía nos iba contando sobre el país, las costumbres  y las actividades que tendríamos los próximos días.

Después de acomodarnos en las habitaciones y darnos una ducha, cenamos en el hotel, y nos fuimos a descansar, queríamos estar listas… para conocer Marruecos!

Día 2

Casablanca

Nuevamente amanecimos temprano (la verdad que de viaje nunca me molesta! Son tantas las ganas de conocer y pasear, no?!), y después de desayunar, salimos a conocer Casablanca. Es la capital económica y la ciudad más poblada del país.

Paseamos por el boulevard Anfa, la plaza Mohammed V, la Plaza de las Naciones, con su torre del reloj  junto a la murallas de la medina y rodeada de grandes edificios de la época colonial. También pasamos por zonas residenciales, para darnos una idea de cómo es la ciudad.

Plaza Mohammed V al amanecer

Visitamos por fuera la gran mezquita Hassan II, impresionante y magnífica, que reposa parcialmente sobre el mar Atlántico. Luego de la Meca, es la que sigue en tamaño e importancia. Tiene un minarete de 210m, con luces láser que apuntan a la Meca. Allí bajamos a tomar fotos, y no dejábamos de admirarnos por su belleza y magnitud. Imagínate que la explanada es para… 80.000 personas! Increíble!

Pasamos también por el Café de Rick que es una reproducción del bar en el cual se filmó la película “Casablanca”. Esta película se filmó por completo en Hollywood, y nada en Marruecos. Pero parece que los turistas, al visitar Casablanca, querían estar en el bar… entonces se construyó esta copia…Es decir… no se filmó ahí! Me pareció muy gracioso!

Ya a las 9:30 salimos rumbo a Marrakech, es decir que no apreciamos el movimiento de la ciudad de Casablanca, aunque pudimos tener de ella una visita panorámica.

Marrakech

Luego de 237km, llegamos a Marrakech, almorzamos en el hotel, y a las 14:30 estábamos rumbo a descubrir una ciudad… maravillosa!!!!

Visitamos la Koutoubia, una mezquita igual a la Giralda de Sevilla. Su minarete morisco, es un símbolo de la ciudad, y se lo ve desde muy lejos.

Mezquita Koutoubia, con su conocido minarete de fondo. Puestos en el ingreso a la medina.

Las tumbas saadíes fueron re descubiertas en 1917, pero datan de 1578-1603, la época del sultán Ahmad al-Mansur. Son bellísimas. Tiene 2 mausoleos. En el principal hay 3 salas. En la más importante está la tumba del sultán, de su hijo y de sus sucesores. En el otro mausoleo, está la tumba de la madre del sultán.

Aquí están los restos de unos 60 miembros de la dinastía Saadí. Estas tumbas son Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

La belleza de los salones de las tumbas saadíes.

El Palacio de la Bahía y sus jardines de 8.000 m2, son de finales del siglo XIX. Tiene un gran patio con un estanque en el medio, rodeado de habitaciones para las esposas del dueño de casa, el visir Si Moussa (asesor político del sultán).

Palacio de la Bahía

Paseamos luego por la medina, los zocos y la mágica plaza Jamaa El Fna (o Yamaa el Fna), en la que podrás ver las costumbres más antiguas mezcladas con el ruido actual. Es el lugar más conocido de la ciudad, y el que no puedes perderte!

Una aclaración!

La medina es la antigua ciudad, amurallada. Entras en ella… entras al pasado! Los zocos son los mercados. Pueden estar en una plaza, o en las calles. En Marruecos el regateo es muy común, al igual que los vendedores al paso. Ven a los grupos de turistas y te persiguen hasta el cansancio! Con que apenas muestres interés en alguno de sus productos, te aseguro que tendrás al vendedor siguiéndote y haciendo ofertas! Es alucinante cómo hablan tantos idiomas, estar en las calles todo el día los hace hablar de todo! Apenas escuchan de qué país sos, comienzan a hablarte!

Continuando con la plaza Jamaa El Fna, te recomiendo que la veas de día y de noche, ya que es muy grande el cambio, el ambiente, todo! Puedes tomar jugos y comprar especies; por la tarde había “encantadores de serpientes”, y antes de darme cuenta… tenía una en mi cuello! Confié en que tenían todo controlado y me tomé algunas fotos de este momento, que creo que no repetiré!

También domadores de monos o dentistas… si! Mostrando las extracciones hechas!

Encantadora de serpientes!

Caminamos por la medina, y al anochecer volvimos a la plaza… y parecía otra! Puestos de comida, muchas luces, y los vendedores siempre presentes.

Es muy interesante ver cómo al escuchar el llamado a orar (adhan, azhan o adan), a ciertas horas, muchos musulmanes (creyente del Islam) se detienen y oran, siempre en dirección a la Meca. El guía local nos decía, que si por algún motivo, no puedes hacerlo en ese momento, lo hacen luego. Lo importante es que oren las 5 veces que su religión lo pide.

Luego de disfrutar de tan maravilloso día, volvimos al hotel, y nos preparamos para una noche también muy especial… La cena y espectáculo de jinetes en Chez Ali de Marrakech.

Esta es una de las propuestas que nos ofreció en guía, y la verdad, no lo dudamos! Tiene un costo de 57 euros, y aunque no es poco, consideramos que vale la pena disfrutar estos show que nos acercan a la cultura del país.

La cena se sirve en heimas o jeimas, carpas  típicas. Son 5 platos, en los que pruebas la típica comida y postre marroquí. Durante la comida, hay diferentes show que pasan entre las carpas, y así disfrutas de la música y danzas de allí.

Luego, todos salimos a un predio exterior, y se hacen jineteadas. Todo dura aproximadamente 4 horas.

Si es un “Show preparado”? Si, está todo preparado para turistas, pero fue el modo que tuvimos de conocer un poco más de esta cultura tan distinta a la nuestra.

Además de tener en el día un guía local que nos contó mucho de ellos, y nos agradeció el interés de conocer su cultura y religión, este espectáculo también nos acercó a su comida, música, danza y costumbres.

Veggie

Te cuento que para los que no comemos carne, Marruecos tiene una dieta que nos viene muy bien! Aunque sí comen carne, la cantidad de verduras es muchísima! Así que la pasé de 10!

Día 3

Como cada día, nos levantamos muy temprano, y luego de desayunar salimos a las 8:30 a las afueras de Marrakech par tener una nueva aventura… subir a camellos!

Como no íbamos al desierto, pensamos que esto quedaría pendiente, pero pudimos hacer un pequeño paseo por 10 euros y reírnos un montón!

Los camellos son altos, realmente! Me sentí en un “primer piso”, y era divertido porque iban varios juntos, como en fila. Fue una hermosa experiencia (una más!) que si tienes oportunidad, no la pierdas!

Cuando mandaba fotos a casa, mis hijos no podían creer verme con una víbora al cuello, o andando en un camello… “ma! Sos aventurera!”, me decían.

Después del paseo, partimos hacia Rabat, parando a comer en el camino, en un Shopping. Allí no hay diferencias con nuestra cultura… todos son iguales, parece ser!

Rabat

Lo primero que me viene a la mente para describir a Rabat es… bellísima! Es la capital del reino y residencia oficial del Rey.

Vimos desde afuera el Palacio Real, y  visitamos el Mausoleo Mohamed V y la Torre Hassan, minarete y símbolo de la ciudad.

Está ubicado uno frente a otro. La Torre Hassan está rodeada de columnas de distintas alturas, y fuentes preciosas. En el mausoleo de Mohamed V, primer rey de Marruecos independiente, está enterrado él y sus hijos. Hasan II, uno de ellos, fue el padre del rey actual.

Es imponente y lujoso. Puedes entrar donde están las tumbas y verlas desde un mirador, ya que se encuentran en un nivel más bajo. El techo está tallado en madera y recubierto en oro.

Luego de varias fotos, y recorrer la gran explanada, salimos hacia Fez.

Llegamos a Fez al anochecer, y el hotel nos sorprendió. De un estilo muy marroquí, cada rincón nos dejó encantadas. Cenamos allí, y luego fuimos al bar del mismo hotel, también muy típico.

Día 4

Fez

Luego de desayunar, fuimos a la medina de Fez, y nos gustó muchísimo. Distinta a la de Marrakech, con un encanto propio. Caminamos por callecitas y pasillos tan estrechos, que si no hubiésemos ido con un guía, no entraba! Visitamos locales de alfarería fina y barata, fábrica de alfombra y cueros. También conocimos un local de productos naturales. Lo más típico aquí son los realizados con Argán. 

La curtiembre, merece un “capítulo aparte”. Vimos el modo tradicional de trabajar el cuero. En piletones con excremento de palomas, debido al amoníaco que tiene, se ponen los cueros…

Imaginen el olor, que nos daban hojas de menta para poner en la nariz! Insoportable! Pero también imperdible! Yo no paraba de pensar en esos pobres trabajadores en medio de semejante perfume! Y nada de hoja de menta! Seguramente están tan acostumbrados…

Por la tarde, teníamos tiempo libre, y decidimos ir al centro moderno de Fez  o Ville Nouvelle, la parte “francesa”.  Recorrimos las principales avenidas: Hassan II,  las FAR y Mohamed V. Esta parte de Fez es como la de cualquier otra ciudad. Sí paseamos por el barrio judío, que tiene sus características propias: mucha ropa, objetos económicos, puestos y gente.

Por la noche, disfrutamos de otro espectáculo: un típico casamiento marroquí (57 euros). También está preparado para turistas, pero no como un gran show, mucho más íntimo que el de la noche en Marrakech. El lugar precioso. Se sirve una cena típica, se hacen las danzas y cantos, recreando una boda. Los comensales participamos en todo… incluso el novio y sus esposas son turistas! Bailamos y nos divertimos mucho!

Típica cena marroquí: primer plato

Terminamos la noche tomando algo rico en el bar del hotel, ya que al otro día volvíamos al continente europeo.

Puertas de Fez

El día de volver... unas horas extra!

El último día en Marruecos comenzó muy temprano, ya que antes de tomar el ferry, conoceríamos la ciudad imperial que nos faltaba: Meknes.

Meknes

Hicimos una visita panorámica de Meknes, y al ser tan temprano, la vida y movimiento de la ciudad, estaban recién comenzando. Está rodeada de 40km de murallas, con la puerta Bab Al Mansour, la más hermosa de Marruecos.

Seguimos rumbo a Tánger, dónde tomamos  el ferry que nos devolvió a España…

Una confesión: me costó muchísimo qué fotos elegir! Y tantas quedaron por compartir! 

Este viaje continuó en Granada, Sevilla y Córdoba… te espero!

Puedes seguirme!
Facebook
Facebook
Pinterest
Pinterest
Instagram

10 opiniones en “Marruecos: un destino increíble.”

  1. Me encantaaaaa!!!!aunque ya lo haya vivido,al leer tu relato,no sólo revivo,sino que volvería!!!!!magnífico Paola!!!!muy buena síntesis de un lugar en el mundo,que es para disfrutar ,tal cual lo hicimos.

  2. Paola,tu relato me hace revivir cada uno de los lugares de Marruecos!!!!!!!
    Muy detallada tu descripción de estos bellos rincones!!!!!
    Dan ganas de volver!!!!!!!!
    Y estimula a los que no conocen!!!!!!!

  3. Que hermosas imagenes, todas son fantásticas y las experiencias vividas aún mejor. Aplaudo el trabajo que haces. Me encantó y espero poder vivir yo misma la experiencia algún día. Un abrazo enorme !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *